NOpoesía

Proyecto de street art consistente en intervenciones de calle con fotografías Polaroids (fakes y originales), poesía en cinta Dymo / escritos a máquina y objetos. En desarrollo desde marzo de 2016.


Visitar galería NOpoesía

 

Utilizo versos propios o ajenos. Repeticiones y onomatopeyas, cualquier recurso ortográfico que tengo a mi alcance. El arte como un juego: la literatura, las artes, no pueden ser más que tomadas como un juego porque en ellas se nos va la vida. De no ser así muchas estaríamos muertas. “El arte es una trampa”, que diría Allan Kaprow. Es un engaño, pero sobre todo un guiño. La creación depende de la mirada de pequeño salvaje que sigas manteniendo, una capacidad innata de sorpresa, un vistazo poético, un no sé qué en los ojos…

Reparo en:

– Las pequeñas cosas: en eso consiste esto, NOpoesía. En cosas diminutas aparentemente cotidianas, en mirar distinto, si es que acaso se siente la necesidad. Yo la siento. En mezclar conceptos aparentemente inconexos, en ver las relaciones que el lenguaje establece a través de ti. En reparar en lo pequeño, saber que la belleza puede estar en todo.

– Fotografía: empleo recursos digitales y analógicos, trabajo con un formato, el de la Polaroid clásica, la 600. Ya sea hackeada -reproducida emulando un original, fake- u original. Las imágenes son la excusa para crear poesía que puede llamarse concreta.

– Proceso / acción = investigación: considero la obra de arte como resultado de una acción, no como objeto artístico en sí. El proceso es esencial, no el objeto en sí. Es este un sentido performativo de la sala de exposiciones -la calle-, yo no creo obras –no las construyo-, yo escribo, reúno objetos, trabajo con sus significados. Robert Filliou tenía una teoría con respecto a esto: durante el proceso creativo la obra puede ser considerada arte, una vez finalizada no-arte, y llevada a una sala de exposiciones anti-arte.

– Concepto dadá y freytagniano (mejor que duchampiano) o jarryniano del arte: un objeto que no tenía valor artístico es intervenido y esto le hace estar en una sala de exhibición. Aquí la sala es la calle. Me gusta que el encuentro con la obra sea casual. Furtivo. Planteándome: ¿qué le haría estar en una sala de exposiciones? Proceso y reflexión son parte de este proyecto expositivo, tanto en mi caso como, espero, el del receptor.

– Relación objetual: todo es susceptible de ser una pieza artística u obra de arte. Sólo es necesario ubicarlo en el contexto adecuado, si puedes. Ésta es la mía. Sigo recitando las palabras de Kaprow: es una trampa.

No me interesan los resultados, que algo sea mejor o peor, lo bueno, lo malo, bonito o feo, lo dicotómico de esos términos. Me importa el deseo.

Alicia G.